jueves, 9 de julio de 2015

Entrevista a Jose Angel Oviedo

Hoy publicamos en nuestro blog la entrevista que le hicimos a Jose Angel Oviedo la pasada campaña y que publicamos en el boletin que edita esta entidad cada Navidad.

1.- Sabemos que eres Belenista, ¿cómo te iniciaste en el mundo del belén?


Verdaderamente la afición me viene desde pequeño, incentivada en gran medida por mi madre, que todas las Navidades nos montaba el Belén en casa. Recuerdo como esperábamos con especial ilusión el 13 de diciembre, festividad de Santa Lucía, ya que era la fecha marcada para sacar la gran bolsa en la que estaban todas las figuritas de plástico guardadas, el olor tan peculiar que tenía, mezcla entre la tela de saco de las montañas, el polvo de talco de la nieve y el plástico del que estaban hechas aquellas preciosas figuras. Todo un ritual que añoro cada día más.

2.- Los belenistas vivimos estas fiestas de forma diferente ¿Cómo vives la navidad? ¿sigues montando el Belén en casa?

Pues no sé, imagino que para todo el mundo la misma época del año es diferente, en mi caso particular lo que la hace diferente son los Belenes.
 Imagino que lo normal que hacen la mayoría de personas por estas fechas, reunirse, recordar, mantener una tradición e incentivar la ilusión, para mí esto último es muy importante en casi todo. Pero lo que verdaderamente la hace distinta es que en esos días abandono la “clausura anual” del taller para entrar en las casas de los amigos y disfrutar de sus Belenes, es algo sin lo que no entendería mi Navidad. Siempre en mi casa sigo montando algún detalle, pero Belén como tal no monto en la actualidad, acabo saturado de estar todo el año metido en el taller y lo que me apetece cuando llegan estas fechas es salir a ver Belenes y no quedarme encerrado haciendo uno que probablemente no acabe hasta el 30 de Diciembre….



3.-    Hemos conocido en esta afición varios altibajos, pero  ¿cómo ves en este momento el belenismo?

 
Estamos viviendo unos años muy difíciles derivados de la situación económica que atraviesa nuestro país. Cierto es que la afición como tal no está disminuyendo, pero colateralmente se está produciendo una decrecimiento en las ventas. Esto tiene dos lecturas, la primera es que muchos Belenistas de mayor edad ya no están con nosotros, por lo que ya no podemos contar con sus maravillosos montajes ni, por consiguiente, con sus compras para los mismos. Por otra parte, existe una nueva corriente de Belenistas jóvenes que llevan uno o dos años en este “mundillo”, que aportan ganas e ideas distintas, pero que su economía actual no les permiten hacer grandes compras anuales para sus Belenes. Por lo que en sí, mi impresión actual no es de altibajos, sino de un ciclo natural de renovación constante, que ocurre en todo los ámbitos generales de la vida, bueno o malo, mejor o peor... depende de las gentes que los componen en cada momento, en cada época…




4.- Tienes un gran catálogo de figuras de serie y con gran variedad de tamaños, ¿te dedicas también a realizar trabajos a palillo?


Evidentemente sigo haciendo figuras “a palillo”, lo que ocurre es que en la actualidad esta producción va dirigida en su totalidad a engrosar el catálogo de figuras de serie, que aun es muy corto para mi gusto. Prefiero que de una misma figura puedan disfrutar todos los que valoran y quieren tener mi trabajo que sólo unos cuantos. Además, los encargos de palillo me han traído muchos problemas con los clientes a la hora de cumplir fechas de entrega. En mi situación, con todo lo que el taller necesita económicamente para seguir adelante, es muy difícil dar una fecha de entrega aproximada para un trabajo que no se le pueden poner horas, pues depende de muchísimos factores y no únicamente de sentarse delante y hacer como si de algo mecánico se tratase. Esto muy pocos Belenistas están capacitados para asimilarlo y en consecuencia se llegan a situaciones lamentables en las que siempre el que más pierde es el profesional, cuya imagen y seriedad quedan cuestionadas en todos los medios posibles.



 5.- Aunque parezca que en el Belenismo está todo inventado, nuestras mentes no paran e intentamos buscar algo novedoso, ¿Suelen encargarte tus clientes escenas nuevas o se estila más las tradicionales?

Hubo hace unos años una pequeña tendencia a hacer cosas fuera de lo convencional, muchos Belenistas, por el hecho de innovar, querían hacer cosas que se salían de los cánones tradicionales que hasta entonces habían transmitido nuestros Belenes. Este hecho creo que en parte fue favorecido por la aparición de varios jóvenes Escultores Belenistas, entre los que me incluyo. La posibilidad de encargar figuras exclusivas favorecía esta práctica y se pudieron contemplar escenas verdaderamente atípicas en algunos Belenes. En la actualidad veo una vuelta a lo “clásico”, muchos clientes me demandan escenas que se corresponden a una época remontada dos o tres décadas atrás y que nos recuerda a esas figuras de plástico pero adaptadas al estilo actual.
 

6.-    Vuestro trabajo se basa mucho en la inspiración, y las figuras a palillo llevan mucho de eso, ¿con qué tiempo habría que hacerte un encargo de figuras de palillo? Las figuras de Serie suponemos que el tiempo de espera seria menor, ¿es así?
 
En cierta manera esta pregunta está respondida con la pregunta del apartado 3, pero no obstante me gustaría incidir en lo anteriormente expuesto, lo principal en un encargo a palillo es tener la idea clara de lo  que se encarga, que no es otra cosaque una obra original y que el tiempo que se empleará en conseguirse no es definido. Creo que con esto es suficiente para evitar malos entendidos, ya está en cada uno el admitir esperar, sin saber hasta cuando, o no hacerlo, a día de hoy yo no podría trabajar el palillo si no fuese bajo esa premisa fundamental.
Las figuras de serie, por el contrario, el tiempo de espera es menor. Actualmente intento implantar una nueva dinámica de trabajo en el taller, que ya hemos puesto en marcha este año y que ha resultadosatisfactoria, por lo que vamosa intentar que sea un hábito todos los años. La medida no es otra que coger los pedidos en el primer trimestre del año bajo una señal pequeña y el compromiso de entrega durante el transcurso del mismo según las necesidades del Belenista y del propio taller y siempre antes que llegue el mes de diciembre del mismo año. Como “recompensa” a este sistema de pedidos el Belenista obtiene un 25% de descuento en todo.

 
7.-    Las figuras para los Nacimientos no se conciben para estar expuestas en una vitrina, sino que se suelen ir utilizando a la vez que fabricamos nuestros nacimientos, lo cual supone roturas con bastante frecuencia ¿de qué material están fabricadas tus figuras? ¿Qué ventajas supone?
 
A la hora de hacer mis propios Belenes me di cuenta que, con el trabajo y el dinero que me había costado tener mis primeras figuras, estas eran muy frágiles y por mucho cuidado que se tuviese, siempre acababan con algún desperfecto. Esto me llevó a buscar distintas alternativas a la hora de iniciarme en la producción de figuras de serie, quería evitar estos problemas y colateralmente el momento indeseado de recibir el encargo con ilusión, abrirlo y que estuviera roto por culpa de los malos hábitos de transporte.
Fue por esto que opté por una mezcla de resinas a la que llegué tras dos largos años de indagación, la cual cuenta en su naturaleza con una cierta elasticidad dentro de la compactación del producto final, lo que le hace absorber los golpes casi sin alterarse. Cierto que podemos perder un poco la policromía, pero nada que no se pueda restaurar fácilmente. Existen algunos clientes que son un poco reticentes a la hora de comprar figuras de resina, para ellos es como si les estuvieras vendiendo plástico, pero esto no es más que un problema de mentalidad, las cosas van evolucionando, e igualmente que hoy día difícilmente alguien escribe una carta para comunicarse o utiliza el teléfono fijo, estos sustituidos casi en su totalidad por el teléfono móvil, los materiales antiguos han sido sustituidos por otros de nueva factura que nos proporcionan mayor definición y detalle a la hora de producir en serie. Lo que no hay que perder es el enfoque de la obra, la calidad del modelado de la misma, su acabado, su policromía, el soporte de la obra es secundario, pues nadie va a seccionar una pieza por la mitad para enseñarle a otro belenista si es o no de barro, algo que hoy día casi ninguna lo son.


8.- Hemos hablado de tus inicios belenistas, ¿tendías algún escultor  por el que sentías especial predilección? ¿Hay alguno que te haya servido de guía en tus inicios a la hora de modelar?


 
Ciertamente sí, no es de extrañar que la mayoría de los artistas, hablemos de la época actual o nos remontemos a siglos pasados, han tenido alguien del que beber. En mi caso fue inicialmente Pedro Ramírez Pazos. Cuando tomé contacto